Una ciencia abierta

brainEn un post anterior hablamos sobre COS (Center for Open Science) y su proyecto Open Science Framework, cuya motivación principal es fomentar un conocimiento científico más abierto.

Pero, ¿qué es el acceso abierto?

El acceso abierto (OA) es un cambio de modelo en el funcionamiento de la comunicación científica que, en estos momentos, no es ni gratis ni libre, ya que se tienen que pagar unas licencias para su uso y, además, la mayor parte de sus contenidos están bajo derechos de explotación de las editoriales.

El acceso abierto es en realidad un cambio de paradigma, una revolución que quiere modificar de pies a cabeza el sistema de comunicación de la ciencia. Por supuesto, dicho paradigma está inspirado en el movimiento a favor del conocimiento libre incluido en la filosofía Open Source.

Definición según la Declaración de Budapest (2002) en la Conferencia Mundial sobre la Ciencia para el Siglo XXI: Un nuevo compromiso: “Una vieja tradición y una nueva tecnología convergen para hacer posible un bien público sin precedentes. La vieja tradición es la voluntad de científicos y académicos de publicar los frutos de sus investigaciones en revistas científicas sin remuneración, solo por el bien de la investigación y la difusión del conocimiento. La nueva tecnología es internet. El bien público que las dos hacen posible es la distribución digital a todo el mundo de la literatura científica revisada por expertos así como el acceso totalmente libre y sin restricciones a ella para todos los científicos, académicos, profesores, estudiantes y otras personas interesadas”.

Siete malentendidos sobre el acceso abierto:

1) El acceso abierto quiere eliminar la revisión por expertos (peer review).
2) Las revistas en acceso abierto ni tienen calidad ni son sostenibles económicamente.
3) Los repositorios contienen materiales de poca calidad y no tienen visibilidad.
4) El acceso abierto es una manera de saltarse los derechos de autor.
5) Los científicos no están interesados ni motivados por el acceso abierto.
6) No existe interés para promover el acceso abierto.
7) El acceso abierto tiene una presencia residual en la comunicación científica.

Si queréis conocer proyectos u organizaciones que promueven una ciencia abierta, tenéis una lista aquí.

Fuente: Ernest Abadal, Acceso abierto a la ciencia

Compártelo en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>