El origen del nombre “Creative Commons”

creativecommonsEl economista Garret Hardin publicó un interesante artículo en 1968 titulado “La tragedia de los comunes”. En este artículo muestra su fuerte interpretación de uno de los más discutidos dilemas económico-sociales. En pocas palabras, según Hardin, los bienes comunes, es decir, aquellos bienes que son propiedad de nadie, pero pueden ser aprovechados por todos, siempre están destinados a un final triste.

Para entender su postura, se utiliza la metáfora de los pastores que comparten una parcela común de la tierra: «imagínese un pastizal cuyo uso es compartido entre un número cualquiera de individuos. Cada uno de esos pastores tiene un número dado de animales en ese pastizal. Los pastores observan que a pesar de ese uso, queda suficiente pasto no consumido como para pensar que se podría alimentar todavía más animales. Consecuentemente, uno tras otro lo hacen. Pero en algún punto de ese proceso de expansión de la explotación del pastizal, la capacidad de éste para proveer suficiente alimento para los animales es sobrepasada, lo que lleva a que todos los animales perezcan debido al agotamiento o sobreexplotación del recurso».

Los teóricos de Creative Commons, y en primer lugar Lawrence Lessig, sostienen en cambio que en el caso de bienes como los productos creativos e intelectuales, este problema no existe porque cada creación aumenta su valor social en cuanto sean más las personas que pueden beneficiarse con ella. Además, esos bienes no son susceptibles de deterioro, ni de escasez natural, porque la creatividad humana no tiene límites. Por lo tanto, válidamente se puede hablar de una “comedia de los bienes comunes”, donde los productos en cuestión son precisamente los “bienes comunes creativos”: Creative Commons.

Creative Commons se refiere a las licencias con “Algunos derechos reservados” (Some rights reserved), en contraposición al clásico y tradicional “Todos los derechos reservados” (All rights reserved).

En su informe de 2015 ofrecen datos muy interesantes. Por ejemplo:

  • El número de obras con licencias CC casi se ha triplicado en los últimos cinco años.
  • Más personas están eligiendo compartir con licencias de “Cultura Libre”.
  • CC está en todas partes: Millones de sitios web utilizan licencias CC, incluyendo las principales plataformas de contenidos como Wikipedia y Flickr, y sitios más pequeños como el blog de tu abuela.

Nos os perdáis este vídeo de la fundación.

Fuente: Creative Commons. Guía de usuario, de Simone Aliprandi, y stateof.creativecommons.org

Compártelo en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone