“Ahora ya quiero ser ingeniera”

El pasado 24 de octubre, más de 1.200 alumnos asistieron a Girls4Tech, un encuentro con Nuria Oliver y Njideka Harri, para despertar vocaciones tecnológicas en las niñas.

El evento fue organizado por la Fundación Esperanza Pertusa, de la empresa Gioseppo, en el Auditorio Provincial (ADDA) que inauguró oficialmente el alcalde, Luis Barcala, entre los presentes se encontraban el delegado del gobierno de la Generalitat en la provincia, Esteban Vallejo, el rector de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), Jesús Tadeo Pastor y la vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Alicante, Nuria Grané.

El plato fuerte de la jornada fue la intervención de la ingeniera de Telecomunicaciones y directora de Investigación en Ciencias de Datos en Vodafone, Nuria Oliver que recientemente ha sido nombrada nueva Doctora Honoris Causa por la UMH. Comenzó haciendo mencionando el escaso número de mujeres que cursan ingeniería informática, que no llega al 20%, «cuando las niñas usan la tecnología igual que los niños o más». «Tenemos que llegar, al menos, al 50%». Esta situación ocurre después en que menos del 20% de las plantillas de las grandes empresas tecnológicas son mujeres y menos de un 5% de las start ups que consiguen financiación están creadas por mujeres. «Vivimos en un mundo tecnológico, pero es un mundo mayoritariamente diseñado por hombres, creo que hay que cambiarlo y está en vuestras manos hacerlo», dijo animando al auditorio.

fotografo2Nativos digitales

Los motivos por los que las niñas no eligen carreras STEM pese a ser mayoritarias ya en los estudios universitarios tiene causas variadas. Nuria  Oliver destacó los estereotipos sociales y la imagen que se tiene de  los programadores y los científicos, los sesgos de género y la falta de  visibilidad de las mujeres en el mundo científico y tecnológico. La  ingeniera negó que la generación actual sea la de los «nativos digitales»  porque «ser nativo digital no es mandar WhatsApps, es saber programar y conocer cómo funcionan las redes y el hardware de los móviles». Además, alertó de la brecha salarial. «Por cada euro que gana un hombre en las disciplinas STEM, una mujer gana 86 céntimos». A continuación, tomó la palabra la directora de Youth for Technology Foundation, Njideka Harri, quien explicó a los alumnos el «poder de la tecnología para cambiar el mundo». Su ONG ha formado ya en tecnología a 1,8 millones de niñas y mujeres desfavorecidas en Nigeria, Kenia, Uganda, Colombia y Estados Unidos. A la vez ha ayudado a «derribar barreras culturales y educativas porque las niñas veían cuestionada su feminidad si se dedicaban a las STEM», explicó. «Estamos inmersos en la cuarta revolución industrial por las tecnologías disruptivas que se aplicarán a los pr

ocesos productivos y hay que empoderar a las niñas para que sean capaces de diseñar y crear sus productos».

Parte de las jóvenes asistentes al encuentro se mostraron decididas a cambiar las cosas. Las diez alumnas del colegio Maristas, que se apuntaron a la masterclass de robótica ofrecida por la entidad Pluma y Arroba presentaron al auditorio a los robots «Carlitos», que bailó la Macarena, y Aquiles, que demostró dotes para el kung fu, así como a dos drones capaces de despegar en vertical y alcanzar los 50 metros. Los cuatro están programados por ellas. «Es verdad que quizá lo tengamos más difícil por ser chica tanto para la carrera como para trabajar después. Cuando te enteras de los datos de brecha salarial que ha explicado Nuria Oliver te das cuenta de la realidad, de que te infravaloran por ser mujer y hay que luchar para cambiarlo. Es un reto», añade Lucía Quero, una de las programadoras, pero todas salieron convencidas de la jornada de convertirse en ingenieras.

fotografos2Emprendedoras

Otro ejemplo en esta línea compartido ayer fue el de las tres finalistas del Technovation Challenge Andrea Escortell, Inés Mut, Amelia González. Estas alumnas de Xàbia crearon una app para poner en contacto a personas mayores que viven solas y jóvenes que quieren viajar para que se queden en sus casas. Y les valió una semana en Sillicon Valley. Manuel Llorca, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia presentó la «First Lego League» un desafío internacional cuyo objetivo es despertar el interés de jóvenes por la ciencia y la tecnología. Y los profesores de la Vega Baja Fulgencio Bermejo y Ramón Cayuelas contaron cómo le realizaron en una impresora 3D una prótesis a Conchi, una niña que nació sin parte de su brazo izquierdo y que ayer demostró a los presentes lo bien que se maneja con su patinete gracias a ellos.

Fuente: https://www.diarioinformacion.com/alicante/2018/10/25/ahora-quiero-ingeniera/2078064.html

Compártelo en:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>